Introducción

El termino ‘Kimpira’, en japonés significa algo como ‘paz dorada’. Hace alusión a un tipo de corte de las verduras de raíz  (juliana gruesa) combinado con un tipo cocción (salteado largo) que se utiliza en la cocina macrobiótica para aportar calor y tonificar los órganos como los riñones, el aparato reproductor y la vejiga que son especialmente vunerables ante las temperaturas bajas.

Instrucciones

1 – Lavar y limpiar las raíces con el cepillo de verduras o quitarles la piel si no son ecológicas.

2 – Cortar las verduras en diagonal y después en juliana fina. Laminar finas las shiitakes hidratadas y desechar todas las aguas de los remojos.

3 – En una olla saltear con el aceite primero las raíces con una pizca de sal marina durante un par de minutos. Añadir la hijiki i el daikon y seguir salteando otros 10 minutos.

4 – Cubrir con agua buena y cocinar a fuego medio lento, con la olla tapada, durante 15 minutos. Añadir las azukis cocinadas y cocinar durante otros 5 minutos, siempre con la olla tapada. Apagar el fuego. Añadir unas gotas de tamari, al gusto.

5 – Servir en tazas individuales con unas gotas de aceite de sésamo y una picada de hierbas frescas aromáticas.

Notas:

Puedes hacer una kimpira con tantas raíces como se te ocurran o dispongas atendiendo al hecho que el efecto energético será distinto según las cuáles utilices. A las kimpiras tradicionales se suelen utilizar además de las raíces, las algas marinas que en esta receta optamos por la Hijiki, una alga japonesa en que se destaca su aporte en calcio y con proteínas vegetales como las azukis, unas judías con un potencial terapéutico a tener muy en cuenta.

Receta: Sopa Kimpira con Azukis, Shiitakes y Hijiki de MacroSeny

Somos lo que compartimos