Preparación

1 – Batir con la batidora (turmix) la bebida vegetal, el kuzu (diluido previamente con un poco de la bebida vegetal fría), el agar agar en copos, una pizca de sal, la malta de arroz y la crema de almendras.

2 – Calentar en un cazo, añadiendo la vaina de vainilla, llevar a ebullición y bajar al mínimo. Cocinar a fuego bajo, durante 10 minutos. Raspar la vaina de la vainilla por el medio y añadir los puntitos negros a la mezcla.

3 – Poner las galletas (ya troceadas) en la base de un tarro de cristal o en copas , añadir un poco de la crema, 2 o 3 cucharadas con cuidado y después añadir el resto de la crema (hacerlo así para que no suban las galletas para arriba) y dejar enfriar unos 15 a 20 minutos.

4 – Diluir la compota de arándanos con un poco de agua y formar una crema espesa. Conservar en la nevera un par de horas, antes de servir, decorando con frambuesas y arándanos frescos al gusto.

Para la base:

Galletas troceadas pequeñas (ecológicas, sin azúcar ni lácteos).

Para la cobertura:

Compota de arándanos ecológica, sin azúcar añadido, frambuesas y
arándanos frescos.

Receta: Panacotta de kuzu, almendras y frutas del bosque en MacroSeny

Somos lo que compartimos