Introducción

La remolacha  destaca por su contenido en hierro. Es muy apropiada en la dieta de las embarazadas gracias a su contenido en ácido fólico: Una vitamina (B9)  importante a la hora de asegurar el correcto desarrollo del tubo neural del feto, sobre todo en las primeras semanas de gestación.
También es rica en oxalatos, por eso se recomienda que la eviten las personas con problemas renales. Al cocinar la remolacha se pierden una buena parte de los oxalatos.  La presencia de otros ingredientes ricos en calcio en un mismo preparado forma un complejo que impide la absorción de los oxalatos. Para el efecto en esta receta unimos la remolacha a las almendras, un alimento que se destaca por su contenido en calcio.

Instrucciones

1 – Batir todos los ingredientes, excepto los del ‘topping’ y coloca la crema en una cubitera para darle forma de pequeños cubos de hielo.

2 – Congelar por lo menos un par de horas hasta que los cubos sean firmes. Retirar del congelador y esperar unos 15 minutos antes de desmoldar.

3 – Derretir a baño maria los nibs de cacao con el aceite de coco para el ‘topping’.

4 – Servir repartiendo en unas 2 o 3 copas o vasos: Los cubitos de crema helada de remolacha y poner por encima unas laminas de coco, frutos de bosque y la cobertura liquida de cacao con aceite de coco.

Notas:

Servir repartiendo en unas 2 o 3 copas o vasos: Los cubitos de crema helada de remolacha y poner por encima unas laminas de coco, frutos de bosque y la cobertura liquida de cacao con aceite de coco.

Recetas: Helado vegano Fantasía de remolacha de MacroSeny

Somos lo que compartimos