Preparación

1 – Escurrir los anacardos que han estado en remojo y lavarlos. Batir los anacardos escurridos con media taza de agua, el zumo de limón, la levadura nutricional, una pizca de sal y un diente de ajo, picado hasta que quede como una crema tipo queso de untar. Reservar.

2 – Cortar dos de las peras, ya peladas y descorazonadas en dados pequeños. Saltear en una sartén con un poco de aceite de oliva y una pizca de sal marina, la cebolla picada hasta que quede dorada, añadir las peras cortadas a dados y otra pizca de sal. Saltear un par de vueltas. Añadir las setas troceadas y las hojas de salvia picada y otra pizca de sal. Saltear hasta que las setas haya soltado todo su liquido y se haya evaporado. Añadir el mirin y saltear 2 a 3 vueltas más para evaporarlo. Retirar del fuego.

3 – Mezclar el queso de untar de anarcardos con el salteado de cebolla, peras y setas y reservar.

4 – Hervir los espaguetis según las instrucciones del paquete. Una vez los espaguetis ya esten cocidos, escurrirlos y mezclar la pasta con la salsa de anacardos, peras y setas.

5 – Batir 5 cucharadas soperas de aceite de oliva con las hojas de perejil fresco, una pizca de sal y 1 diente de ajo picado. Cortar la pera que ha sobrado en medias lunas y marcar en la plancha pincelada con aceite de oliva. Servir la pasta y condimentar con un poco de aceite de perejil por encima y las media lunas de pera marcada a la plancha.

Recetas MacroSeny: Espaguetis de espelta con-salsa-de anacardos, pera y setas

Notas:

Se puede sustituir los espaguetis de espelta por otro sin gluten, como los de de arroz integral y convertir este plato en apto para celíacos y intolerantes al gluten. Las setas si son frescas y salvajes se deben limpiar con un trapo húmedo para conservar bien todos sus aromas y sabores. También se pueden utilizar setas deshitratadas previamente hidratadas o shiitakes frescas, gírgolas, entre otras setas de cultivo que están disponibles durante todo el año. Este plato de espaghetis sirve como plato único pues están presentes todos los macronutrientes, tanto los hidratos de carbono, como proteínas de origen vegetal y las grasas saludables. Se trata de un plato energético que será más acertado por tomarlo para comer, al medío día. El mirin es un condimento muy presente en la cocina japonesa y es un vino fermentado de arroz similar al sake pero con menos graduación alcoholica. Al calentar el mirin se evapora el alcohol y aporta un sabor ligeramente dulce, así como aromatiza los platos.


Somos lo que compartimos