Preparación

1- Lavar los granos de cebada y de espelta y ponerles en remojo durante 8 horas con agua y con unas gotas de zumo limón. Lavar y escurrir los granos y colocarlos la olla exprés con 3 vasos de agua y una pizca de sal marina. Llevar a ebullición y cocinar a fuego bajo, durante 30 minutos. Esperar a que salga toda la presión para abrir la olla.
2- Colocar una olla con un litro de agua a hervir con una pizca de sal. Colocar los nabos y escaldar durante 4 minutos, retirar con una espumadera y pasarlos por agua fría. Reservar. Proceder igual con las zanahorias y por fin los arbolitos de brócoli. Reservar el caldo de los escaldados para otras preparaciones.

3- Mezclar las verduras escaldadas con los granos cocidos. Servir en raciones individuales acompañado de 2 cucharadas soperas de chucrut y de pesto vegano de kale y umeboshi.

Notas:

La cebada es una grano muy nutritivo y requiere remojo, de forma ideal de la manera como se indica en la receta y una cocción larga. Si no se dispone de una olla exprés, simplemente habrá que doblar el tiempo de cocción tanto de la cebada, como de espelta, en una olla tapada, a fuego medio – bajo.

La medicina oriental y la macrobiótica recomienda el consumo de cebada, sobretodo en primavera, visto que apoya a la regeneración del hígado y la vesícula biliar, órgano y víscera prestamos especial durante esta estación. Como todos los alimentos integrales, para una correcta digestión, se deben masticar muy bien.

Acompañar esta ensaladilla con chucrut a parte de aportar bacterias probióticas tan importantes para el equilibrio intestinal, hará con que podamos asimilar mejor los nutrientes de los demás alimentos.


Receta: Ensaladilla de cebada y espelta en MacroSeny

Esta receta combina con:


Somos lo que compartimos