Preparación

1 – Calentar 220 ml de agua. Tamizar las harinas por separado. Mezclar con 150g de harina de espelta y el dado de levadura fresca demenuzado, el azúcar de coco y unos  100 ml de agua hasta obtener una masa consistente.

2 – Cubrir la masa con un trapo de cocina limpio y dejar reposar unos 30 minutos. Agregar las harinas tamizadas restantes, la sal, el aceite y amasar todo con los 120 ml de agua tibia restante hasta obtener una masa elástica. Volver a cubrir con el trapo y dejar reposar durante 1 hora.

3 – Cortar la cebolla en juliana y rehogar en aceite, con un poco de sal marina, en una sartén hasta que quede translúcida.

4 – Mezclar la cebolla pochada con el yogur de soja y las olivas negras en rodajas, condimentar con sal y la pimienta al gusto y la mostaza.

5 – Precalentar el horno por arriba y por abajo, entre 180º a  200º. Amasar de nuevo la masa y extenderla con la ayuda de de un rodillo, colocar por encima de una papel vegetal que va al horno. Pincharla con el tenedor.

6 – Colocar el papel vegetal con la masa en la bandeja del horno y hornear solo la masa durante unos 5 minutos, a medio horno. Retirar y  repartir por el centro, el relleno, dejando un par de centimetros sin relleno para que tenfa bordillo. Decorar con tomates cherries cortados por la mitad y por encima unos granitos de sal. Hornear durante unos 35 minutos a medio horno. Retirar del horno y dejar que se atemple antes de cortar la coca y servirla.

Recetas MacroSeny: Coca integral de cebolla, olivas y yogur de soja

Notas:

Aunque debamos evitar consumir harinas por lo general, dependerá hacerlo más saludable, si tu condición lo permite y de modo esporádico, si la elaboramos, nosotros mismos, sin grasas transformadas, ni aceite de palma, harinas refinadas y otros ingredientes que nos enferman como suelen tener las que se compran ya hechas. Admite muchas variaciones tanto en lo que hace en las harinas que en lugar de espelta se puede utilizar kamut o tritordeum, harinas integrales ecológicas que los granos no han sufrido tantas modificaciones genéticas como la harina del trigo moderno que su contenido en gluten es muy alto y su cultivo suele estar muy cargado de pesticidas. Aunque no seamos intolerantes al gluten no debemos abusar de alimentos que lo contengan. El consumo excesivo del gluten está relacionado con muchas otros malestares que la intolerancia o la celiaquia en si misma y muchas veces se ha constatado retirando el gluten de la dieta, las mejoras son muy significativas en afecciones respiratorias, reacciones de la piel y varias enfermedades auto inmunes, entre otras, Es posible realizar esta coca 100% sin gluten, utilizando harinas que no lo contegan como la harina de trigo sarraceno, pero hay que tener en cuenta que no subirá tanto y quedará la base más tipo de pizza. También de modo ideal la masa de coca se podría haber elaborado con levadura madre, pero requerería otras medidas y por lo menos el doble del tiempo para las etapas de reposo y fermentación. La harina de arroz puede ser substituída por otra harina integral sin gluten ecológica como la de quinoa, mijo o de amaranto. Es una receta que suele tener muy buena acojida en los eventos festivos.


Somos lo que compartimos