Introducción

Se recomienda tomar caldos de miso durante todo el año, sobretodo en fase de transición dietética: De una dieta muy rica en alimentos de origen animal y comidas procesadas a una dieta basada en plantas y otros alimentos integrales.

Instrucciones

1 – Poner un poco más de medio litro de agua a hervir junto con el daikon, la shiitake y la wakame ( no utilices el agua de los remojos, mejor que las utilices para regar tus plantas). Cocinar a fuego medio – bajo durante unos 15 minutos.

2 – Diluir el miso con un poquito del caldo. Apagar el fuego o poner lo al mínimo, en cualquier caso no debe hervir y añade el miso diluido. Remueve energéticamente un par de minutos y observa como ‘se activa’ el miso.

3 – Ya con el fuego completamente apagado añade la ralladura del cítrico, el cebollino o otra hierba fresca y un par o tres de gotas de aceite de sésamo de primera presión en frío. Si lo deseas, lo puedes tomar tibio o a temperatura ambiente.

Notas:

El miso es una excelente fuente de proteínas vegetales y al ser un alimento fermentado es un gran aliado de los procesos digestivos. Varia la receta de caldo de miso según la temporada del año. En Japón hay más de 40 variedades de miso y aquí encontramos fácilmente por lo menos unas 5 0 6. Refresca durante el verano tus caldos con cítricos,hierbas frescas, algas marinas y verduras ligeras. Las variedades de kome miso y genmai miso son muy suaves, llevan menos sal marina y son muy adecuadas para las épocas más cálidas.

Receta:: Caldo de miso ligero para el verano de MacroSeny

Somos lo que compartimos