Preparación

Para preparar la crema de avena y pera: Pelar y trocear una pera y ponerla en una olla con unos granitos de sal marina por encima, cocinar a fuego bajo, durante unos 5 minutos. Añadir un vaso de bebida vegetal de avena. Cuando hierva añadir 5 cucharadas soperas de copos de avena, remover bien y cocinar durante unos 3 minutos. Dejar reposar y remover para que quede una crema homogénea.

Para elaborar el zumo de jengibre fresco, hay que rallar un trocito de jengibre y apretar con los dedos de manera a extraer su jugo.

Batir bien los demás ingredientes con una taza de crema de avena y pera. Dejar reposar unos 5 minutos el batido antes de servir, así empieza a soltar el mucilago la chía. Servir y tomar a temperatura ambiente.

Recetas MacroSeny: Batido de arandanos, porridge de avena y pera y lúcuma

Notas:

Para aprovechar bien las propiedades de las semillas de chía se deben moler y si se quiere moler en más cantidad se pueden conservar en un tarro de cristal hermético en el congelador, evitando así que se oxiden. También se recomienda dejar las en remojo, para que suelten su mucilago. Son muy ricas en fibra soluble y tiene un efecto prebiótico. Se destaca su aporte en Omega 3 de origen vegeta, aparte de propiedades anti inflamatorias, El mucilago de la chía sirve para hacer pudines pero también para ligar salsas. Sustituye los huevos en las recetas de pastelería vegana. Son excelentes fuentes de proteínas, ideales para las dieta de los deportistas, para adelgazar, ayudan al transito intestinal suavizando las paredes de los intestinos.
La Lúcuma es una fruta amazónica de origen peruano y se puede adquirir liofilizada y en polvo , sirve como endulzante natural. Es apto para las personas con diabetes visto que tiene el ventaja de poseer un indice glucémico bajo y es un alimento rico en antioxidantes y en fibra que actúa como prebiótico y ayuda a regular el transito intestinal. Se destaca su aporte en betacarotenos que estimulan la reparación del daño celular y son beneficiosos para cuidar la piel y la vista. También los betacarotenos contribuyen para reparar la irritabilidad de las paredes intestinales.


Somos lo que compartimos