Introducción

Cualquier excusa es buena para compartir una buena salsa y la de hoy han sido las ultimas alcachofas de la temporada que estamos metiendo al horno. Y ya sabemos que la alcachofa ayuda a eliminar exceso de líquidos, grasas y toxinas, reduce el colesterol malo y limpia la sangre. Y no hay nada más sencillo que hacer unas alcachofas al horno.

Instrucciones

1 – Cortar el tallo de las alcachofas ( los tallos se pueden aprovechar, si los pelas, son tiernos), de modo a que la base quede plana, dar un golpe por la base de la alcachofas para que se abran un poquito las hojas. Poner en la bandeja de horno con unos granitos de sal marina por encima y rociar las con aceite de oliva. Van al horno, por arriba y por abajo, aproximadamente a 180º y durante unos 45 minutos.

2 – Para la salsa de miso, limón y ajo negro: Poner los 2 dientes de ajo negro en remojo con 4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra (AOVE) durante unas 6 horas.

3 – Mezclar con el zumo de medio limón, 1 cucharada sopera de mugi miso y 5 cucharadas soperas de agua buena.

4 – Batir bien todos los ingredientes, empezando por el ajo negro con el aceite de modo a que quede bien batido y después todos los demás ingredientes, acabando con el agua. Dejar reposar la salsa un par de horas en la nevera para que quede cuajada y bien ligada.

5 – Servir las alcachofas al horno junto con la salsa de miso, limón y ajo negro.

Notas:

El mugi miso es el miso de cebada y es el más indicado para un clima templado, como el nuestro. Si eres intolerante al gluten, prueba con el Genmai miso, que resulta de la fermentación del arroz integral, con soja no transgénica  y el hongo koji.
El ajo negro también está fermentado con agua de mar. Tiene una gran capacidad antioxidante, mejora la inmunidad, ayuda a regular el azúcar en sangre, entre otros potenciales terapéuticos. El Instituto Nacional del Cáncer del EE.UU. ha realizado un estudio en que se reconoce el ajo negro como alimento útil para la prevención de algunos tipos de cáncer, por su capacidad antibacterial natural que puede bloquear algunas sustancias cancerígenas. También se ha constatado su potencial para reparar el ADN y para detener el desarrollo de las células cancerígenas y producir la apoptosis, una forma controlada de muerte de las células dañadas.

Recetas: Alcachofas al horno con salsa de miso, limón y ajo negro de MacroSeny

Somos lo que compartimos