La dietética y la cocina energética

La dietética y la cocina energética se basan en el principio del equilibrio de la naturaleza para vivir en plenitud. Nos acompañan y nos guían en un camino donde somos libres de comprometernos con nuestra salud y bienestar. Vá más allá de la dieta! Es un estilo y una filosofía de vida natural y consciente. Reivindican la alimentación ecológica repleta de sabores, aromas, texturas y nutrientes. Se utilizan los cereales siempre integrales, todas las legumbres, diferentes semillas comestibles (sésamo, lino, semillas de girasol, etc..), frutos secos, la fruta fresca local y de temporada, las algas marinas, las proteínas vegetales y por veces también se incluyen las de origen animal, aceites vírgenes de primera presión en frío, sal marina, hierbas aromáticas, endulzantes naturales y saludables, variedad de verduras de proximidad y muchos otros alimentos sanos y naturales. Si se limita el consumo de ciertos alimentos es porque se conocen sus consecuencias negativas para nuestro cuerpo, pero cada persona tiene la libertad de eligir uno o otro camino. Se promueve y se ofrecen conocimientos para que cada individuo se encuentre con su propio margen de equilibrio.

Regula tus emociones con la energia de los alimentos

Sobretodo trata de integrar buenos hábitos alimentarios a nuestro clima externo y interno, a nuestras necesidades físicas, mentales, sociales, culturales y emocionales: Para alcanzar nuestros objetivos, para alimentar nuestros sueños, para ser felices. La dietética y la cocina energética que tiene sus bases en la Macrobiótica y a su vez en la Medicina Tradicional China: Es una medicina ancestral, preventiva, curativa y es sostenible. Es un arte y es una herramienta para mejorar nuestra calidad de vida así como cuida el planeta. Nos satisface y nos nutre en todos los sentidos. Nos hace mirar dentro y fuera nuestro con una actitud más firme, más clara, justa y consecuente. La dietética y la cocina energética se basan en principios dietéticos y nutricionales sólidos y ampliamente estudiados, en que se combinan tanto los conocimientos sobre medicina occidental como de la oriental. Se hace desde una visión holística en qué todos los aspectos del arte de la cocina tienen un sentido. Es una estrategia para la salud y el bienestar de todas las personas que quieren y se merecen disfrutar de una excelente calidad de vida.

La energia de los alimentos

La dietética y la cocina energética contemplan las propiedades nutricionales, la combinación de alimentos, los métodos culinarios empleados y el potencial y poder terapéutico de una dieta equilibrada. Tienen muy cuenta la cualidad energética en los términos de la filosofía y medicina oriental, clasificándolos en Yin y Yang, según su efecto o vibración energética. El Yin y el Yang es la unión de los contrarios, ayudan a entender el funcionamiento del macrocosmo, de todo lo que nos rodea y como se relaciona con nuestro mundo interno tanto a nivel fisiológico como emocional. Se mira y se cuida a los seres humanos, la salud y el bienestar integral desde una visión amplia y a la vez minuciosa, íntima y personalizada. El Hombre es un Universo en miniatura.

Regula tus emociones con la energia de los alimentos

El Yin i Yang se debe combinar sabiamente para que no existan carencias o excesos. Si se acumula demasiado de uno de los dos polos nos encontramos fuera del margen de equilibrio, del lugar donde nos encontramos sanos, donde nos encontramos bien y somos felices. Si nuestra salud física y mental están en orden podemos enfocar nuestras energías en proyectos creativos y placenteros. Para clasificar los alimentos en Yin i en Yang se tiene en cuenta su sabor, su olor, textura, estacionalidad, forma, tamaño, vibración, efecto, etc. Todas las manifestaciones y fenómenos están compuestos de Yin y de Yang. Nada es totalmente neutro, siempre hay una tendencia, un exceso o una carencia.

Las emociones no son la excepción y también son Yin o Yang. Actúan en nuestro cuerpo y órganos de forma específica. El exceso de Yin genera apatía, tristeza y cansancio. El exceso de Yang: Tensión, rabia y ansiedad. El Yin es frío, expansivo, pasivo y oscuro y su contrario Yang es caliente, concentrado, activo y claro. Para disponer de una calidad energética más equilibrada: Es aconsejable elegir de cada grupo de alimentos los que estén cerca del punto medio, entre los extremos Yin y Yang, al menos que haya razones especificas para otra elección.

Como los alimentos influyen y pueden regular las emociones

La dietética energética y la Medicina Tradicional China contemplan un sistema ancestral de regulación de las emociones así como estas también se relacionan con la salud física. Curar solamente el físico es imposible, hay que alcanzar la paz de alma, la libertad y la justicia.

Los órganos y sus actividades también se pueden clasificar en los términos del Yin y del Yang y se pueden equilibrar con la dieta. Según la teoría de los 5 elementos (común a todas las disciplinas terapéuticas orientales) las emociones de odio, irritabilidad y rabia se asocian con el hígado; la preocupación, la obsesión y el exceso de dudas con el estómago, el bazo y el páncreas. El miedo, la indecisión y la inseguridad con los riñones, la vejiga y el aparato reproductor; la tristeza y la melancolía con los pulmones y el intestino grueso. La alegría o la euforia descontrolada tienen afinidad con el corazón y el intestino delgado y pertenecen al arquetipo/ elemento o transformación del Fuego. Para cada uno estos arquetipos (Agua, madera, fuego, tierra, metal) fueran ampliamente estudiadas relaciones de afinidad energética entre órganos, sabores, estaciones, alimentos, métodos de culinarios y combinaciones para promover el equilibrio tanto físico como emocional.

Regula tus emociones con la energia de los alimentos

Cuando se come cierta variedad de alimento, se comienza a obtener una cierta calidad y volumen de la sangre. Por muy pequeña que sea la cantidad de cualquier alimento se cambiará la calidad de la sangre y del medio interno. Al influir sobre la calidad la sangre con la alimentación también se influye en las células de todo el cuerpo, en el cerebro y en el sistema nervioso. Es por lo tanto que podemos afirmar que nuestras reacciones y percepciones emocionales así como nuestra consciencia social y filosofía de vida son el fruto, en gran parte, de cómo nos alimentamos. El secreto de la salud, sabiduría y de la felicidad está frente a nosotros, día a día, puestos en cada plato que ingerimos.

Los alimentos no solo nos proporcionan equilibrio y bienestar físico pero también influyen en la paz de espirito, a mejorar el estado de animo, a controlar la ansiedad y el estrés, a alejar la tristeza y la depresión. Mantienen el sistema inmunitario activo y con una buena capacidad de generar endorfinas, las cuáles generan las sensaciones de bienestar y de placer. También regulan el sueño, dan respuestas al dolor y al estrés, regulan las sensaciones de apetito y saciedad, la sexualidad, las emociones, la actividad física y tantas otras funciones vitales .

Semillas del bienestar - La vida genera vida

Las semillas comestibles (cereales integrales, legumbres, diferentes oleaginosas como el sésamo, la chía, el lino, el cáñamo, las semillas de calabaza y girasol, entre otras) albergan, generan y impulsan la vida. Para la dietética y la cocina energética son alimentos básicos que se debe incluir a diario para disfrutar de una vida plena. Se sitúan energéticamente, en términos de Yin i Yang, en el centro desde donde nos encontramos saludables y en armonía.

Regula tus emociones con la energia de los alimentos

Las semillas del bienestar son prosperas en triptofano, un aminoácido esencial que libera la serotonina. Son ricas en oligoelementos ( selenio, zinc, litio, etc.) y minerales como el magnesio que actúa como energizante y calmante, participa en la transmisión de los impulsos nerviosos y en el transporte del oxigeno. Ayudan a mantener los niveles correctos de las vitaminas del grupo B que intervienen en la elaboración de sustancias cerebrales que regulan el estado de animo, incrementan el rendimiento muscular y la producción de energía. Y, sobretodo las semillas oleaginosas, aportan aceites grasos esenciales como el Omega 3 que contribuyen en la flexibilidad y el buen funcionamiento de las células cerebrales, son esenciales para el equilibrio del tejido nervioso, combaten la depresión, el insomnio, las bajadas la libido y la ansiedad.


Somos lo que compartimos