Según la  Medicina Oriental, atendiendo a la teoría de los 5 elementos, un sistema ancestral de observación de las características energéticas de  las estaciones, la energía del Otoño tiene afinidad con el elemento Metal.  En Otoño las hojas caen y se transforman en Tierra, que es el elemento que caracteriza la despedida del Verano ( el ahora llamado “Veroño”) , por presión, las hojas caídas, se solidifican, se transforman en tierra,  en piedras y en minerales.  Los minerales concentran lo  puro y sueltan  lo que ya no hace falta. Esta energía concentrada caracteriza el elemento Metal, el más puro de todos los elementos. Según la teoría de los 5 elementos, este  arquetipo es el  que corresponde a el Otoño. Los órganos que se relacionan con el elemento Metal, en esta temporada son el intestino grueso y pulmón .

Blog MacroSeny: Luz de Metal

Ambos  nos ayudan a obtener lo que necesitamos y eliminar el que ya no queremos. Los pulmones y el sistema respiratorio toman el oxigeno del ambiente a través de la inspiración y con la expiración,  se permite expulsar el dióxido de carbono. El sistema respiratorio también se encarga de expulsar aquellas toxinas que entran por la nariz y por la boca y  encuentran en el aire, las expulsan a través de tos o se tragan para que el intestino grueso las expulse. El intestino grueso coge de los alimentos, los nutrientes que necesitamos para estar vitales y elimina con las heces, aquello que no necesitamos. La piel también es un órgano que se relaciona con el elemento Metal, de hecho es un reflejo del estado del intestino y de los pulmones. Sabemos que la piel también absorbe, o sea recibe y también expulsa, o sea, tal como los pulmones y el intestino grueso produce intercambio con el exterior. No pongas en tu piel, aquello que no pondrías en tu boca. Ojo con determinadas sustancias tóxicas que están en las cremas hidratantes, productos de higiene personal y en la cosmética no ecológica. Para hidratar tu piel utiliza aceites como el de sésamo, de coco, de almendras o la manteca de karité pura.

Es interesante durante el Otoño hacer con más frecuencia friegas que permiten  una limpieza más profunda de la piel.  Humedece una pequeña toalla de algodón en infusión de jengibre y frota con ganas todo el cuerpo. Empezando por la cara, pasando por todo el cuerpo y acabando por los pies. Además de estimular la circulación y el sistema linfático, limpiar más profundamente la piel y eliminar pieles muertas, también estimula la energía vital y te hace más consciente y te conecta con tu cuerpo.

A nivel emocional y social, todo lo que tiene que ver con el dar y recibir se relaciona con los pulmones y el intestino grueso.  Cualquier desajuste o desequilibro en el intercambio afectará a estos órganos y si su  funcionamiento  está afectado habrán dificultades tanto para dar, como para recibir.. Si recibimos demasiado, nos desbordamos, nos saturamos. Si damos mucho, nos agotamos. El equilibrio está en coger lo que necesito y el que no me hace falta,  expulsarlo. Quedarse con el puro, con lo auténtico y con aquello que verdaderamente amamos.

Blog MacroSeny: Terra Veritas

El Metal conecta una cosa con la otra, es conductor. Se relaciona con los vínculos que creamos con las cosas y las personas. El Metal incluye, pero también elimina el vínculo. Gestiona el proceso de vincular y sobretodo el de desvincular : El que crea la tristeza,  tan necesaria para desvincular. El problema no es la tristeza en si misma, una emoción necesaria para limpiarnos emocionalmente, el problema puede surgir en  la manera como la gestionamos. Cuando no se da nada a nadie para no desconectar y para no perder, cuando dar, nos cuesta, entonces hay un problema en la gestión emocional del vínculo.

Si me cuesta soltar, por  apego hay una insuficiencia en la energía de Metal.  Una persona que padece insuficiencia de Metal: Puede quedarse aislada, le cuesta relacionarse y crear vínculos. Cuando la energía se concentra en exceso, no hay movimiento:  Entonces más  allá de la alimentación  hay que buscar momentos para hacer ejercicio físico, desbloquear la energía y hay  que evitar el aislamiento social. Si no me importan los demás, las cosas, lo que pasa mi alrededor,  si no acepto la tristeza como necesaria para limpiarme emocionalmente emocionalmente,  entonces se denota un exceso de Metal. Una persona fría de carácter, muy calculista y manipuladora, que antepone lo material a lo humano, que no se pone en la piel del otro y solo piensa en si misma y en sus ambiciones o sus problemas,  denota este exceso.

Blog MacroSeny: Sirviendo Veritas

La sabiduría es elegir lo esencial en mi vida y aquello que realmente necesito. El pesar no es elegido y si no eres capaz de decir que no, de poner limites, de saber que es el que realmente necesitas, hay un problema en Metal.  El Metal condensa, concentra la energía hacia adentro. Conduce y conecta. Se relaciona con las habilidades para conectar con las personas y las cosas. La energía de Metal equilibrada nos permite estar más en contacto con el medio, encontrar soluciones, buscar la parte positiva y darle la vuelta  los problemas. Cuando las emociones que están relacionadas con Metal están en equilibrio, la persona suele ser un buen líder, con una buena capacidad de delegar pero también de escuchar y de atender a las necesidades de los que le rodean. Hay buenas habilidades sociales con  justicia, honestidad y con positivismo. Hay entusiasmo! Metal en equilibrio se observa con sentido práctico, pulcritud, disciplina, buena capacidad de organizarse, elegancia y brillo. Cuando hay desequilibrio por exceso de Metal:  Hay exceso de rigidez, obsesión con el orden, tensión, falta espontaneidad, hay arrogancia y dogmatismo, lo sabe todo y no dialoga. En la insuficiencia de Metal,  el carácter es depresivo y  poca auto estima. Suele ser caótico y desorganizado.

Todo en nuestro cuerpo comunica, por eso en el diagnóstico oriental se observa la postura física de la persona para entender lo que le está pasando a nivel energético, en su interior. Una postura inmunodeficiente, en que hay insuficiencia de la energía de Metal, los hombros  se cierran para adelante como protegiendo y cerrando la caja torácica que alberga los pulmones. Es una postura corporal que indica que la persona suele estar a la defensiva y  teme perder. Cuando hay un exceso de Metal (arrogancia, frialdad, rigidez, dogmatismo) los hombros se echan para atrás en exceso, abriendo la caja torácica, el “pecho para fuera”. Es una postura de ataque.

Blog MacroSeny: Hojas de otoño

El principal problema de los pulmones son las mucosidades, el exceso de humedad. Según el tipo de mucosidad se puede observar los excesos en la alimentación. Si los mocos son líquidos denota un exceso de bebidas, de frío, de alimentos crudos, de fruta y de azúcares. Si son consistentes: Exceso de lácteos y de mezclar harinas con grasas. Cuando la mucosidad es de color verde amarillento, denota infección. El funcionamiento del intestino grueso se observa en las heces. El funcionamiento del intestino grueso se relaciona directamente con lo de los pulmones, siendo muy importante equilibrar los intestinos para tonificar la energía de pulmón.  El intestino necesita movimiento y antes de tomar laxantes, hay que ponerse a caminar para estimular el movimiento peristáltico, el equilibrio de la contracción y de la expansión de los movimientos intestinales. Tener en cuenta en Otoño hay una  tendencia al estancamiento, la cuál debemos procurar superar.  Cuando las heces son demasiado compactas y oscuras suele ser el excremento de una alimentación con mucha proteína animal y con demasiada sal. Cuando las heces son blandas y claras se denota un exceso de azúcares.  Los problemas en la piel,  como ya he referido antes, también sirven de diagnóstico en Metal.

Blog MacroSeny: Té de lotus

Los principales factores que perjudican el elemento Metal son el frío, demasiada humedad pero también demasiada sequedad y calor. La vida sedentaria y la falta de movimiento, la tristeza,  el tabaco, los contaminantes en el aire, las harinas horneadas  (pan, pizzas, bollería, cocas, etc… ), la mezcla de grasas y harinas, el azúcar, los picantes fuertes,  el alcohol, los lácteos y el exceso de alimentos fríos, así como no tomar alimentos frescos a diario.  Para equilibrar la energía de Metal hay que realizar actividades físicas al aire libre,  actividades creativas en grupo y cantar para espantar la tristeza. Hacer lo que te gusta y soñar despierto. Un poquito de condimentos picantes con una energía equilibrada ayuda a movilizar la energía corporal y a expulsar las mucosidades, como el  jengibre, el wasabi,  los rábanos, la  mostaza de buena calidad, cebolla macerada,  un poquito de ajo, etc. La raíz de lotus es especialmente utilizada, en la medicina oriental, para suavizar la tos y a ayuda a eliminar flemas. Contrae los bronquios para después expandir, por lo cuál es común recomendar té de Lotus en los casos de asma. Para preparar esta bebida medicinal: Hervir dos cucharaditas de Lotus en polvo por taza de té kukicha o bancha.   Se suele combinar con unas gotas de tamari (salsa de soja ecológica) y una pizca de sal marina, sin refinar. Personalmente me gusta más combinar el té de lotus con otras ayudas respiratorias  como el jengibre, el limón o la lima, clavos de olor, canela y peras. También se suele utilizar en emplasto para eliminar mucosidad de los senos nasales: Mezclar 3 cucharaditas de raíz de Lotus en polvo, con 2 cucharaditas de harina y 1 cucharadita de jengibre en polvo. Añadir un poquito de agua tibia para formar una pastita y aplicar en la frente, por encima de las cejas, durante toda la noche, unos 15 días. Otro alimento medicinal que ayuda a equilibrar tanto el Intestino Grueso como los Pulmones es el Kuzu que se puede utilizar de distintas maneras, como encontrarás repetidas veces como ingrediente en las  recetas de www.macroseny.com.

Blog MacroSeny: Alubias blancas con setas otoño

Los alimentos vegetales de color blanco como las alubias blancas, los puerros, la coliflor, los nabos o las cebollas, entre otros, ayudan a combatir las infecciones y estimulan la respuesta inmunitaria.  Es interesante potenciarlos durante el otoño para hacer frente a las enfermedades de ajuste como los resfriados,  gripe, tos y congestión nasal. Los cereales integrales que más se utilizan en la cocina de Otoño son el arroz integral de grano redondo, pero si toma en demasía hay tendencia a concentrar mucho la energía vital y eso puedo afectar el carácter, en que se observa poca flexibilidad y mucha seriedad. También se puede utilizar arroz largo integral que tiene una tendencia un poco más expansiva, la pasta de arroz integral o los fideos udon. Otros cereales integrales en grano, sin gluten, que aportan más calor y nos preparan para la bajada de las temperaturas son el trigo sarraceno, el mijo y la avena.  Aunque se disminuya el consumo de hortalizas de hoja verde, por su naturaleza refrescante, es imprescindible tomarla cada día pues nos aportan oxigeno, gracias a la clorofila,  tomando en crudo hojas como la rúcula, la escarola y los berros. También se pueden escaldar hojas verdes más fibrosas durante 3 minutos en agua hirviendo con una pizca de sal marina. El escaldado hace que sean más digeribles hojas como las de las coles y también es interesante para hojas que, a pesar de que se suelen descartar en las cocinas, se pueden y se deben comer, como las hojas de zanahorias tiernas, las hojas de los nabos, de los rábanos, etc.

En la cocina de otoño no pueden faltar aquellas verduras con aportan dulzor como las calabazas, los boniatos o las zanahorias. Los colores ocres, amarillos y naranjas denotan la presencia de betacarotenos que cuidan la piel.   También es temporada de setas  y debemos aprovecharlas porque son fuentes de minerales y otras sustancias nutritivas que estimulan la respuesta inmunitaria. Las frutas de otoño son las castañas (muy ricas en proteínas vegetales y en fibra), los caquis, las peras (hervidas o cocinadas al vapor ayudan a hidratar los pulmones) , las manzanas, las granadas (poderosa fruta antioxidante).  Algunas de  estas frutas como las peras, las manzanas y las castañas se pueden cocinar al vapor, asadas, hervidas, a la plancha, salteadas o en compotas sin azúcar añadido.

Blog MacroSeny: Ensalada macerada

No olvidarse de incluir alimentos fermentados a diario que van a poblar el intestino grueso con las necesarias bacterias probióticas  que también colaboran con el buen funcionamiento de sistema inmunitario y se relacionan con el sistema nervioso. Se puede añadir 1 cucharada sopera de chucrut o de pickles como acompañamiento de un plato equilibrado.  A diario también caldos de miso, con un poquito de algas marinas que van a suplir de minerales, de forma equilibrada, el organismo. Los caldos de  miso se pueden complementar y polarizar con  un poco de jengibre rallado y al final condimentar con hierbas frescas crudas como el cebollino fresco o el perejil picado.

 

La cocina de metal es una cocina sencilla, clara y definida. Evita demasiadas mezclas. Recordemonos que es el más puro de todos los elementos. En los platos que se enfocan en la energía de Metal, se pueden distinguir claramente cada uno de los ingredientes que se han utilizado y los sabores son genuinos.  Los métodos de cocción que se utilizan con más frecuencia son la olla exprés para cereales integrales, legumbres y verduras de raíz, lo mismo en estofados largos que se cocinan a fuego lento y con la olla tapada para ayudar a concentrar la energía y calentar el núcleo. Evitar utilizar demasiado cocciones en el horno porque pueden aportar demasiada sequedad. Otras cocciones más ligeras y que mantienen bastante la frescura que es necesaria en Otoño, son el vapor, hervir, saltear ligeramente, escaldar y las ensaladas prensadas.  Los frutos secos y semillas son muy buenas fuentes de grasas saludables y proteínas de origen vegetal que preparan nuestras reservas energéticas para la bajada de las temperaturas. Pero también se destaca su aporte en micro nutrientes, minerales y oligoelementos tan importantes como el Calcio, el Selenio, los Omega 3 de origen vegetal, entre muchos otros. Se debe tomar a diario como complemento de platos y postres saludables: Semillas de calabaza, de girasol y de sésamo ligeramente tostadas y semillas de chía y lino crudas y molidas. También frutos secos como las nueces, las almendras, las avellanas o los piñones.


Somos lo que compartimos