Empieza el año nuevo chino y este es el mío! El año de la Cabra de Madera (Yin) a que le corresponde el número 3. Los expertos en Feng Shui aconsejan en recibir el año nuevo como un dignatario importante.

Limpia y ordena tu casa, también tu coche, que en este año habrá mucho movimiento (la cabra tira al monte) y te llevará a todas partes.

Reserva un momento para honrar tus ancestros, pide bendiciones y buenas venturas para el nuevo año. Decora la mesa del comedor con mandarinas, que simbolizan la abundancia y además están de temporada.

La nevera debe estar en orden y bien limpia, repleta de alimentos frescos y sobre todo que predominen los alimentos de color verde. El verde es un color que se relaciona con el elemento madera o árbol, tiene afinidad con el hígado, un órgano que deberías empezar a depurar y tonificar desde ya y prepararlo para la llegada de la Primavera.

Es el año ideal para empezar o continuar cuidando de tu salud con los alimentos. Progresivamente vas dejando atrás la cocina de Invierno (fritos, horno, estofados largos, más grasa y alimentos contundentes).

La cocina de Primavera o de Madera se hace con las ollas destapadas!!! La energía es ascendente. Es importante ir aumentando el consumo de hojas verdes escaldadas, un tipo de cocción muy corto, unos 3 minutos con agua hirviendo y una pizca sal marina. El agua de los escaldados aprovéchala para tus caldos de miso, ahora ya más suaves como el Genmai,  el Kome i el Mugi miso.

También, si tu digestión y condición te lo permite, consume alimentos crudos o combina crudo y escaldado. Condimenta con zumo limón y otros aderezos ácidos como la umeboshi, el vinagre de arroz o el vinagre de manzana no pasteurizado.

Los picles (encurtidos) son ideales para tu salud intestinal y para estimular el sistema inmunológico.  Su sabor ácido estimula las funciones del hígado para metabolizar grasas y emociones no expresadas, frustraciones y la rabia contenida. Pásalos por agua por si están demasiado salados, el salado contrae y ahora se trata de ir expandiendo poco a poco, pero tampoco nos pasemos, no te vayas a poner muy Yin.

Picles caseros en las clases de cocina

No dudes en pegar unas buenas patadas a una almohada y un par de gritos si el cuerpo te lo pide. Libérate, camina por la montaña… respira hondo y largamente… El vapor va fenomenal para relajar el hígado y para la cocción de las raíces. También los salteados cortos, que nos aportan agilidad. Puedes saltear con un poco de agua, en general reduce la cantidad de grasas. La alimentación se vuelve más liviana, con menos condimentos y en lo que toca a los cereales integrales en grano, predominan los menos contundentes: arroces largos, basmati, quinoa, maíz ecológico y la cebada que es la especifica de Madera o Árbol.

La cebada es un cereal que se consume desde hace miles de años y son reconocidas sus propiedades fortalecedoras y a la vez depurativas.  Los gladiadores romanos comían cebada para tener fuerza para luchar y por ello eran nombrados hordiares, una derivación de la palabra hordeína, una sustancia que contiene la cebada y que actúa como antiséptico intestinal. En catalán la cebada se dice Ordi.

Su riqueza en fibras permite una absorción lenta de sus azúcares complejos.  Cuidado con el gluten!!! aunque en menor proporción que el trigo o la avena, lo contiene y se deben abstener de su consumo los intolerantes y los celíacos.

Se trata de un cereal “algo complicado de trabajar”, conozco a poca gente que lo sepa cocinar bien… Te aconsejo que empieces cocinando con la cebada perlada y que la combines con arroz integral. Una crema de cebada verde con rabanitos siempre triunfa y atrévete también con la cebada entera sin refinar haciendo  germinados o con el agua de cebada, un reconocido tónico popular para los pulmones, intestinos, el bazo y los riñones. 

 

Receta: Crema de cebada verde con rabanitos
1 vaso de cebada perlada cocida
½ bulbo de hinojo fresco
½ cabacacín
1 cebolla
Sal marina
5 rabanitos
1 cda sopera de vinagre de umeboshi
Agua buena
1 cda sopera de aceite de oliva (aove)

Lavamos y cortamos los rabanitos en medias lunas finas y los ponemos a macerar con el vinagre de umeboshi durante 20 a 30 minutos.
Salteamos la cebolla hasta que se poche con media cda sopera de aceite de oliva y un poquito de agua y una pizca de sal marina. Añadimos el calabacín y el hinojo, cortados a dados gruesos, salteamos unos 5 minutos con otra pizca de sal marina.
Cubrimos justo con agua buena y cocinamos a fuego medio, bajo durante 15 a 20 minutos. Añadimos la cebada ya cocida y mezclamos bien. Apagamos el fuego y condimentamos con otra ½ cda de aceite de oliva virgen extra de primera presión en frío.

Batimos bien, añadiendo agua buena, poco a poco, según la consistencia deseada. Decoramos con los rabanitos ya macerados. 

Receta: Agua de cebada dulce.

50 gr de cebada
1 litro de agua
1 cda sop. de sirope de cebada.
Se lava bien los granos de cebada y se dejan de remojo toda la noche con 1 lt de agua. Se hierve durante 20 minutos, se cola y se endulza con el sirope de cebada.

En cocina macrobiótica llamamos a la teoría de los 5 elementos, teoría de las 5 transformaciones y al elemento Madera le nombramos Árbol, porque dichos así nos dan una idea más dinámica.

No dudes en contactarnos por si te interesa conocer más y mejor sobre como disfrutar del Año de la Cabra de Madera en plena forma.

Feliz año nuevo chino!!!


Somos lo que compartimos