1. Legumbres

El 2016 es el año internacional de las legumbres. Tan versátiles y tan económicas. Excelente fuente de proteínas vegetales y a la vez de hidratos de carbono de asimilación lenta. Su consumo habitual en cantidades moderadas regula la glucosa en sangre. Quizás el principal inconveniente de las legumbres sea que cuando no estas acostumbrado o se toman en grandes cantidades resultan indigestas y flatulentas. Pero eso se arregla con un par de remojos en que a cada 8 horas se cambia el agua y si las cocinas con alga kombu. Puedes también germinar las legumbres o utilizarlas en repostería. Van tan  bien para el verano en ensaladas, patés vegetales, diferentes tipos de hummus o para cremas fresquitas…

 

 

2. Cereales ancestrales sin gluten

Amaranto, sorgo, fonio y el teff…. Solo para citar algunos… La manera más sencilla de empezar a utilizarlos con suceso serán en las cremas del desayuno, los llamados porridge, en que también se pueden utilizar estos cereales  en formato de copos. En grano cocinar con aproximadamente 6 veces más su volumen de agua, a fuego bajo y por los menos durante una hora hasta conseguir una consistencia de cremosa. No olvides la pizca de sal marina!  El amaranto, el fonio y el teff son muy chiquitos pero albergan grandes  cualidades nutritivas y se digieren a mar de bien. El sorgo si lo adquieres en grano considera la opción de dejar lo de remojo y así reducir su tiempo de cocción.   Se pueden refrescar y condimentar los porridge con frutos del bosque frescos, deshidratados o liofilizados , trocitos de plátano, de coco deshidratado, de manzana fresca de compotas de frutas sin azúcares añadidos…. complementar con varieda de frutos secos o semillas….Tunea a tu gusto, tu crema de desayuno y prueba las combinaciones que mejor te asientan, sin grandes misterios !

Una vez lo tienes cocidos, experimenta también: salteados, tabulé, tipo paella, tipo rissotto, timbales y ensaladas. .. también, si son en grano, los puedes fermentar o germinar.

 

3. La super chía.

 

A estas alturas ya has oído hablar de ella y su uso va más allá de los archifamosos pudines de chía. La debes moler y la puedes guardar en el congelador en un bote hermético de cristal, para evitar que se oxiden.  Ligará a la perfección tus salsas veraniegas sin necesidad de utilizar  almidones. Sustituyen los huevos en las recetas 100% veganas. Son excelentes fuentes de proteínas, ideales para las dieta de los deportistas, para adelgazar,  ayudan al transito intestinal suavizando las paredes de los intestinos. Sin embargo, el consumo de chía debe ser moderado! Y las personas con diarreia, tensión baja, diverticulitis; toman medicamentos anticoagulantes y insulina deberían ser precavidas y abstenerse de su consumo.

 

4. Go Matcha

Antioxidante a tope! Si te gusta el te verde te encantara el matcha. El hecho que se comercialice en polvo le da mucho juego sobretodo para elaboración de postres, aportando un vivo color verde. Ojito! si tienes tendencia al insomnio, el matcha tiene una alta concentración de teína y piensa que una taza de matcha equivale a unas 10 de te verde. Vaya marcha!  También su alto contenido en taninos lo hace contraindicado para los que padecen de úlceras de estómago, problemas renales y puede interferir con la medicación para regular la tensión arterial. Su riqueza en clorofila le convierte en alimento detox. Mas allá de utilizar lo como bebida caliente,  lo puedes añadir en pequeñas dosis como complemento de los batidos, elaborar un delicioso matcha latte fresco con una bebida vegetal, en tartas, en mousses  verdes o elaborar unas green cookies 

5. Smoothie bowls.

Están petando el instagram. Estes batidos más consistentes y 100% vegetales se sirven en bols y se toman con cuchara. Las combinaciones son infinitas: verduras varias,  todas las frutas de temporada, frutos secos, super alimentos, bebidas y mantequillas vegetales, aceite de coco, aguacates,  etc. La gracia está los toppings que van desde la fruta fresca a la liofilizada, las semillas y otros crunchis…  Son deliciosos y para transformar un cremoso smoothie bowl en un healthy ice cream solo necesitas un congelador.


Somos lo que compartimos